Apretarse un cinturón mientras oyes a Sakamoto.

 

10805607_743267369056525_439453908411365580_n

 

Convertir la evidencia en cura

es una buena forma de efervescer con regularidad

 

Los dedos que suben

en su temor a lo cotidiano

 

Los dedos que bajan y comienzan a bailar bajo tu piel

 

El cuerpo que se mueve

contorsionándose

 

La multitud otra vez

eso que entra y no para de aplaudir

 

Las palmas abiertas

que rozan la boca

imitando la euforia

de algo que se abre

y no se puede cerrar

 

La necedad de buscar su mirada

queriendo encontrar algo

que te hipnotice

 

La vena que se vuelve más verde

en cada recuerdo

el conductor sin rostro

la ventana del avión sin pasajeros

 

su risa

 

siempre la misma lagrima

que cae sobre tus dedos

mientras aprietas el cinturón.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s